Vacaciones – Día Uno. 15 Agosto de 2008 – Una oferta tentadora

Aunque el viaje lo teníamos planificado desde hace ya varios meses, no nos habíamos decidido a avisar a nuestros familiares. Un día antes del mismo decidimos llamarlos para que conocieran de nuestra llegada y la gente se llenó de emoción. Una emoción que se reflejaba en su voz y en la forma como se regó la bola de nuestra llegada, como una avalancha rápidamente se fueron enterando uno a uno y comenzaron a contratarnos vía messanger

Luego de pasar prácticamente toda la noche preparando maletas y dejando en casa todo organizado llegó el gran momento, muy temprano nos dirigimos al aeropuerto y no tardamos en pasar por el mostrador de AirComet para hacer el check-in.

La atención del personal fue excelente, pero nos sorprendieron con una Oferta tentadora, nos ofrecieron la posibilidad de aplazar el viaje un día con puestos confirmados para el día siguiente y con una indemnización de 600€ por pasajero. En total sumaban 2400€, una cantidad para pensarlo. Y aquí viene el dilema, aplazar el día del reencuentro o viajar el mismo día?.

Rápidamente descartamos la idea de aplazar el viaje por razones meramente sentimentales, por un lado no me veía llamando a la familia que con tantas ganas nos esperaban después de 3 años de ausencia a dejarlos con el revuelo del día anterior armado. Por otro lado, el pensar en lo que sentiría al llegar a casa de nuevo y haber aplazado el viaje que nos había generado tanta ansiedad.

Una vez tomada la decisión viene el "arrepentimiento", y la "duda" de la decisión tomada. Me pongo a evaluar la cantidad con el valor sentimental del momento. Mientras la espera en el terminal se hace eterna, la duda sigue acechando mi cabeza y cada vez que miraba el reloj, atacaba de nuevo. Pero mi pensamiento fue más fuerte y creo firmemente que en este caso particular, la espera de tres años para ver a la familia y la de ellos por tenernos a su lado merece la pena el no tomar la decisión de aplazar un día más el viaje.

Ahora que ya estoy en el avión, la duda está completamente disipada y nuevamente llega el ansiedad de el reencuento y la felicidad que ganaremos que no se pagará con nada el mundo..

 

Después del revuelo generad

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *